10 consejos para cuidar tu calzado infantil

Consejos para cuidar el calzado infantil por MiniVillena calzados

A menudo cambiamos de calzado por su deterioro consecuencia del desgaste tras un uso intenso y el propio paso del tiempo. Es por ello que siempre recomendamos seguir ciertos consejos que nos permitan alargar la vida útil de nuestro calzado y mantener su aspecto como el primer día. Hoy queremos compartir 10 sencillos consejos para cuidar nuestro calzado.

Deja descansar tu calzado

Una de las recomendaciones que damos siempre (y la más sencilla de esta lista) consiste en dejar respirar a nuestro calzado. Se trata de no repetir un mismo par dos jornadas seguidas, dejando que estos reposen y recuperen su forma tras un largo día utilizándolos. Debemos también prestar atención al lugar y manera de guardarlos.

Evita la humedad

Muy relacionado con el punto anterior, debemos asegurarnos de que nuestro calzado no esté mojado o presente cierta humedad (consecuencia del sudor o de un largo día de actividades). Podemos utilizar bolsitas antihumedad para guardar el calzado o secarlo bien con un paño antes de almacenarlo.

 

Que no pierda su forma

Uno de los problemas más comunes que vemos cada día es cómo el calzado pierde su forma, visible en el aspecto de sus materiales y en características como el brillo. Para mantener la forma del calzado es muy recomendable utilizar una horma a la hora de guardarlo tras su uso. Si no contamos con hormas en casa podemos hacer bolas con papel de periódico e introducirlas en el interior, fijándonos que el zapato o deportiva no se deforme y mantenga su forma original. 

 

Simetría de los cordones

Uno de los consejos más peculiares es la simetría que deben guardar los cordones. Cuando compramos un par de zapatillas observamos cómo uno de los extremos del cordón es más largo que el otro. Esto es consecuencia del modo en que se almacena el calzado tras su fabricación y debemos sacar dicha cordones para volver a introducirla en los correspondientes agujeros de forma que queden simétricos ambos extremos. Esta simetría permite que la presión se distribuya de manera uniforme y evita que el calzado se deforme antes.

 

El calzador es tu amigo

 Muchas de nosotras contamos en casa con calzadores que a menudo no utilizamos. Este utensilio no solo hace más cómoda la puesta del calzado sino que evita que se deterioren los contrafuertes de las zapatillas para que estas puedan aportarnos toda la estabilidad y comodidad necesaria durante su uso. 

 

El mal olor tiene solución 

Tras una dura sesión en el gimnasio o un largo paseo por el parque es posible que nuestras deportivas presenten cierto olor. La solución es tan sencilla como frotar el interior del calzado con un paño impregnado con una pequeña dosis de vinagre (con una concentración no superior al 9%) y dejar que se ventilen durante algunas horas. 

 

Pasta de dientes, ¿en los zapatos?

Efectivamente, este es uno de los trucos más conocidos y efectivos a la hora de blanquear la suela de nuestro calzado. Las propiedades del dentífrico dental permiten que cepillemos la suela de nuestro calzado con un cepillo y una pequeña dosis obteniendo como resultado una suela blanca de impecable aspecto. Recuerda aclarar la superficie tras aplicar la pasta dental y secarla con un paño para evitar la humedad.

 

El terciopelo para tus zapatos

Muchos de los modelos de calzado disponibles presentan piel en su composición, y estos pueden llegar a mancharse en ocasiones con cierta facilidad. En estos casos debemos cuidar la manera en que los limpiamos, ya que utilizar trapos o esponjas comunes puede dañar en algunos casos nuestro calzado. Utilizar un paño de terciopelo para frotar el calzado y eliminar las manchas nos permitirá cuidar la piel mientras quieran como nuevos. Es importante también recordar que cuanto antes realicemos esta limpieza desde que se produzca la mancha habrá una mayor probabilidad de lograr eliminarla.

 

Detergente para tus deportivas 

Las deportivas son un tipo de calzado que habitualmente utilizamos de forma intensiva o en entornos complicados. Este calzado se mancha con bastante frecuencia y su limpieza debe realizarse también con cuidado para evitar su deterioro. Utilizar un cepillo suave para aplicar al una pequeña dosis de detergente sobre la superficie exterior de las deportivas nos permitan, tras una aclarado, contar con calzado impecable en todo momento.

 

El brillante consejo para el charol

El charol es uno de los materiales con mayor presencia en muchos de los modelos de calzado infantil fabricado en nuestro país. Este componente proporciona un brillo sin igual a nuestro calzado y un aspecto elegante. El cuidado del calzado de charol implica prestar atención también al mantenimiento de su brillo. Podemos utilizar un cepillo y aplicar, frotando con cuidado, una pequeña capa de leche sobre el zapato. Tras su aclarado observaremos cómo mantiene su brillo para la próxima puesta. 

 

 

Estos son 10 de los consejos que podemos seguir para cuidar nuestro calzado infantil y alargar la vida útil de los modelos en nuestro armario. No obstante, existen ciertos materiales innovadores y modernos diseños que permiten, por ejemplo, el lavado a máquina. Es el caso de los modelos de sandalia lavable disponibles en nuestra tienda, que te aportarán una mayor tranquilidad y comodidad cada día tras limpiarlos en una lavadora y ver cómo continúan impecables. 

Y tú, ¿conocías alguno de estos útiles consejos para cuidar el calzado infantil? Cuéntanos en los comentarios otros trucos que conozcas y utilices habitualmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?